Koala Kármico : un Linux para seres humanos

Como muchos de ustedes saben, la última versión de Ubuntu ya está disponible para su descarga y disfrute. Se trata del koala kármico, una distribución GNU/Linux que promete ser una de las distribuciones más sencillas de instalar y ejecutar. Véase el siguiente video.

Sin duda esta distribución se ha posicionado fuertemente entre los viejos y nuevos usuarios de Linux, lo que le ha valido criticas de toda índole, tanto a favor como en contra. Pero lo que más me llama la atención de su lanzamiento, es que esta distribución puede ser la punta de lanza para que bibliotecas y centros de información empiecen a utilizar software libre en sus terminales y equipos. Estoy seguro de que pequeñas acciones como estas, permitirán a los usuarios y, desde luego, a los bibliotecarios introducirse al fascinante mundo del software libre, el cual creo tiene muchas ventajas si lo comparamos con el software propietario. Ya lo pueden ver en el número dedicado a este tema en la revista Library Technology Reports.

Cabe mencionar esta nueva versión de Ubuntu cuenta con un mejor diseño y presentación, que lo hace mucho más intuitivo y fácil de utilizar, sobre todo en aquellos usuarios que no han tendido previamente un acercamiento con sistemas operativos de este tipo.

Ubuntu 9.10

Ubuntu 9.10

Los invito a que lo descarguen y lo prueben en sus equipos, sobre todo si ya están fastidiados de tantos fallos, errores y pantallazos azules del bien conocido Güindows. Si desean conocer las nuevas características que vienen con esta distribución, no duden en leer el siguiente post de superpiwi, en su bitácora Ubuntulife.

Anuncios

De noticias lleno

libros2Hoy 23 de abril coinciden dos eventos que en lo particular celebro mucho. Por un lado está el Día Internacional del Libro, que desde 1996 se viene celebrando en distintos países alrededor del mundo, y que busca fomentar el hábito a la lectura.

904Por otro lado se encuentra el lanzamiento de Ubuntu 9.04 (Jaunty Jackalope), el cual está disponible para su descarga a través de su sitio Web. Y como ya es común, también están disponibles las diferentes versiones y sabores de esta popular distribución GNU/Linux.

Kubuntu
Xubuntu
Edubuntu

Así que a descargarla y, en tanto que esto pasa, los invito a que disfruten de la lectura de su libro favorito.

Entorno al uso de software en bibliotecas, un comentario personal

Desde hace algún tiempo me he vuelto un firme partidario de la libertad de expresión, sobre todo cuando esta libertad implica elaborar, pensar y compartir experiencias e información acerca de todo aquello que considero importante tanto para mi vida personal como profesional.

Pues bien, esto lo comento porque últimamente me he visto amenazado a abandonar mi sistema operativo GNU/Linux Ubuntu (el cual aprecio tanto por su nivel de seguridad) a cambio de tener que utilizar una herramienta de software propietario que me permite, supuestamente, llevar un mejor control de los procesos de adquisición bibliográfica de la biblioteca en la que trabajo, cosa que más que una ventaja la considero una total y absoluta imposición.

El punto es que la Dirección General de Bibliotecas (DGB) de la UNAM está ejerciendo presión para que las bibliotecas que forman parte de su sistema bibliotecario utilicen el módulo de adquisiciones de ALEPH (SIGB), lo cual desde mi punto de vista es una falta de respeto al trabajo académico y abierto que cada bibliotecario suele realizar cuando se dedica a esta tarea. Pero lo más lamentable del asunto estriba en el argumento que da la misma dirección para su implementación: “hay que utilizar el módulo de adquisiciones de ALEPH porque se está pagando mucho por él”.

Sin duda esto nos habla de una dependencia y falta de responsabilidad por parte de aquellas personas que adquieren dicha herramienta en la UNAM. Esto no quiere decir que yo esté completamente en contra de la utilización de software propietario en bibliotecas, ¡no!, y más cuando cuando se trata del OPAC y algunos módulos como el de catalogación o circulación. Pero lo que sí me molesta sobremanera es que se tomen decisiones de este tipo sin haber hecho un ejercicio de reflexión previo al respecto, mínimo que justifique la compra y utilización de este módulo.

¿A qué quiero llegar? Pues bien. No hace más de una semana que Jesús Tramullas escribió en su bitácora un comentario que alude esta situación, donde citaba el Manifiesto del software para bibliotecas que Roy Tennant publicó en noviembre de 2007 y cuyo preámbulo es contundente sobre el tema.

Este [manifiesto] se ofrece en un intento por razonar la relación entre bibliotecas y vendedores de sistemas, que es actualmente poco saludable.

Al respecto, no ha mucho tiempo que vengo manifestando que en México existe una gran dependencia por parte del gremio hacia los vendedores y distribuidores de software propietario para bibliotecas, sobre todo cuando están de por medio jugosas cantidades de dinero. En este sentido coincido completamente con Jesús cuando señala “que el soft propietario para bibliotecas es un mercado esclavo, bastante viciado, en el cual hay vendedores que se aprovechan abusivamente del lock-in tecnológico de sus clientes. Pero los bibliotecarios también tienen su cuota de responsabilidad en ello.” Y lamentablemente la UNAM no es la excepción a la regla.

Entonces me pregunto, ¿qué puede hacer la DGB al respecto? Lo primero que recomiendo es que lean dicho manifiesto y centren su atención en la parte de derechos que conciernen al consumidor, para ver si de esta forma comprenden lo irresponsable que es imponer el uso de una herramienta de este tipo por el simple hecho de justificar una mala decisión administrativa. Posteriormente, les pediría que se pusieran a investigar sobre aquellas alternativas que existen hoy día en torno a la gestión de información documental en bibliotecas basadas en software libre, de lo cual afortunadamente hay un denso cuerpo de literatura tanto en español como en otras lenguas.

Por lo tanto, creo que vale la pena releer y reflexionar el manifiesto de Tennant en aras de resarcir una situación de dependencia tecnológica e intelectual que, dicho se a de paso, se ha vuelto un problema de carácter económico y libertario en la mayor parte de nuestras bibliotecas mexicanas.

Reciban un saludo y agradezco a Jesús Tramullas el hecho de que haya traducido dicho manifiesto, el cual reproduzco a continuación.

Derechos como consumidor:

  • Tengo derecho a saber lo que existe ahora y cual es su potencial funcionalidad futura.
  • Tengo derecho a usar lo que compro.
  • Tengo derecho al API si he comprado el producto.
  • Tengo derecho a documentación completa y actualizada.
  • Tengo derecho a mis datos.
  • Tengo derecho a tener acceso de sólo lectura a la base de datos.
  • Tengo derecho a no hacer las cosas sencillas innecesariamente complicadas.
  • Tengo derecho a conocer las líneas de desarrollo y la estimación de tiempo de desarrollo del producto que he comprado.
  • Tengo derecho a hacer preguntas técnicas a un equipo capaz de comprenderlas y responderlas.
  • Tengo derecho a no ser un probador involuntario.
  • Tengo derecho a que se conserven mis personalizaciones y configuraciones en futuras actualizaciones.

Responsabilidades como consumidor:

  • Tengo la responsabilidad de conocer las necesidades de mis usuarios.
  • Tengo la responsabilidad de poner las necesidades de mis usuarios por delante de las mías.
  • Tengo la responsabilidad de comunicar mis necesidades clara y específicamente.
  • Tengo la responsabilidad de que las mejoras que pido sean realmente lo que quiero.
  • Tengo la responsabilidad de asignar honestamente las pioridades de las mejoras.
  • Tengo la responsabilidad de darme cuenta de que no soy especial.
  • Tengo la responsabilidad de elegir software usando un procedimiento limpio y razonable.
  • Tengo la responsabilidad de informar de los errores reproducibles de forma que puedan reproducirse.
  • Tengo la responsabilidad de informar de los errores irreproducibles con todos los detalles que pueda.
  • Tengo la responsabilidad de ver críticamente cualquier ajuste a las configuraciones predefinidas.

Responsabilidades compartidas:

  • Tenemos la responsabilidad de comenzar desde una posición de respeto mutuo.
  • Tenemos la responsabilidad de comunicarnos correctamente.
  • Tenemos la responsabilidad de establecer y mantener un proceso de mejora racional.
  • Tenemos la responsabilidad de mantener las necesidades del usuario final como primordiales.
  • Tenemos la responsabilidad de relajarnos y divertirnos.

Lanzamiento de Ubuntu 8.10

Ya se pueden descargar los distintos sabores de la última versión de Ubuntu, la 8.10 (Intrepid Ibex):

Ubuntu – http://releases.ubuntu.com/intrepid/

Kubuntu – http://releases.ubuntu.com/kubuntu/intrepid/

Edubuntu – http://releases.ubuntu.com/edubuntu/intrepid/

Lo más seguro es que se saturen los servidores, así que si no pueden bajar alguna este día, lo más probable es que haya que esperar un par de días más.

Lo que me parece interesante de esta versión es que el proceso de particionado del disco es mucho más sencillo y gráfico que en otras versiones, lo que permite una instalación más limpia y segura de Ubuntu. Para que aprecien lo que les digo, a continuación pongo un video-tutorial sobre instalación de Ubuntu 8.10, el cual está disponible en la Web gracias al excelente trabajo de Facilware.

Si consideran que este video no es lo suficientemente claro, les recomiendo que lean una pequeña ficha que el autor del blog Ubuntu Life ha publicado al respecto.

En esta liga se encuentran descritas las mejoras de trae consigo esta versión.

Para aquellos que no cuenten con un ancho de banda amplio o suficiente para descargar casi 700 megas, que es lo que pesa aproximadamente la imagen ISO de Ubuntu, pueden solicitar una copia gratuita desde el portal de envío de Ubuntu, la cual les llegará aproximadamente en un mes hasta las puertas de su casa. Lo único que tienen que hacer es registrarse y escoger el sabor que más les agrade.

Les mando un saludo a tod@s y que disfruten la nueva versión de Ubuntu.

Una vez más con Ubuntu

¡Estoy estrenando equipo! Y qué creen, le instalé Linux. La maquinita es una “HP DX2300 RV798AV/4500”, con un procesador Intel Dual2-Core E4500 a 2.2 Ghz, memoria RAM de 1GB DDR II SDRAM y un disco duro de 140 GB, en pocas palabras una chulada de Desktop. La pobre venía con Güindows Bista Business Edition preinstalado, cosa más que normal hoy día en casi todos los equipos de fábrica, y del cual no puedo prescindir por dos grandes razones:

  1. por la garantía que el Instituto donde trabajo tiene que conservar para hacerla válida cuando Bista llegue a fallar (cosa que no tardó mucho)
  2. y por las aplicaciones de carácter estrictamente laboral que tengo que utilizar a diario, entre ellas ALEPH, software para la catalogación y adquisición de material monográfico, y una aplicación donde gestiono el presupuesto para la adquisición de libros, hecha ex profesa por la UNAM para gestionar este proceso.

Como verán, no puedo escapar totalmente al uso de Güindows, pues lo requiero para hacer cosas de mi trabajo. Si no fuera por esas dos aplicaciones, hoy día estaría diciendo que estoy en vías de ser completamente libre de software propietario (esto por aquello de los codecs y formatos de archivos necesarios para navegar en Web). Pero en fin, no importa, porque por lo demás estoy muy a gusto con mi nueva distribución GNU/Linux, la Ubuntu 8.04. Resulta que Hardy Heron corre de maravilla en mi equipo; me reconoció prácticamente todo de un jalón: tarjeta de audio y video, monitor, puertos y periféricos, tarjeta de red, hasta mi impresora viejita, una HP LaserJet 1200 series.

Para instalarlo no tuve ningún problema, de hecho logré hacer que conviviera con el Bista sin que éste reparara o se pusiera pesado, cosa que la verdad me pareció bastante inusual. Lo único que tuve que hacer es lo siguiente:

  1. Testear el Live CD en el equipo para corroborar que todo fuera bien.
  2. Después eché mano de GParted para redimensionar el espacio de Güindows y crear el espacio suficiente para que se instalara Ubuntu, es decir, 50 GB para el primero y 80 para el segundo. En algún momento pensé que este proceso repercutiría en el funcionamiento de Bista, como me sucedió con XP, pero la verdad es que se comportó a la altura.
  3. Ya que hube creado el espacio para Linux (sin darle ningún formato de archivo), Ubuntu automáticamente reconoció el espacio libre y se instaló de manera completa y sin contratiempos en el equipo. Así de sencillo fue la instalación de Ubuntu, de hecho me sorprendió que no tardase más de 15 minutos en instalarse, tiempo similar que me llevé para configurar mi sistema y tenerlo al punto y funcionando, y lo mejor, conviviendo con el sistema operativo del que aún no me puedo desprender.

En relación a otras veces, la instalación de Ubuntu y Güindows nunca había sido tan sencilla. Estoy seguro de que esto se debe al gran trabajo y esfuerzo que la comunidad de Ubuntu ha hecho para que esta distribución sea compatible con muchísimos equipos y, por ende, susceptible a ser adoptada por millones de usuarios al rededor el mundo. Mis más sinceras felicitaciones por el arduo y comunitario esfuerzo que la comunidad de Ubuntu, incluidos los usuarios, hace por mantener un sistema operativo de de alta calidad y gratuito.

En resumen puedo decir que en la computadora de mi trabajo tengo instalado un SO GNU/Linux Ubuntu 8.04, con un núcleo 2.6.24.16 y con un gestor de ventanas Gnome 2.22.1, acompañado de “Avant Window Navigator dock” que es un lanzador de aplicaciones similar al Dock de Mac además de “Screenlets”, aplicación que me permite insertar Widgets en el cualquier parte del escritorio a la manera tanto de Mac como de Bista.

Una de la cualidades de Ubuntu es que viene acompañado de una amplia gama de aplicaciones preinstaladas o que pueden ser instaladas de manera muy sencilla. En ese sentido, les comparto las principales aplicaciones que coloqué en mi sistema y que considero son las que me han permitido migrar a la utilización de software libre:

Firefox (Navegador Web)
OpenOffice (Suite Ofimática)
AbiWord (Procesador de textos simple)
Gimp (Editor de imágenes y retoque de fotografía)
Scribus (Editor de publicaciones)
Bluefish (Editor HTML)
Pidgin (Mensajero)
Amarok (Reproductor y gestor de música)

Les dejo una captura de pantalla de mi escritorio con Ubuntu, además de una de Güindows, para que noten que Ubuntu no le pide nada a otro sistema operativo cuando de estética y usabilidad se trata. Un saludo.


Mi escritorio con Ubuntu, padre ¿no?

Mi escritorio con Ubuntu 8.04


Mi escritorio con Güindows

Mi escritorio con Windows Vista