Software libre en bibliotecas

Lamentablemente en México el uso de software libre en bibliotecas no es una práctica del todo común. ¿La razón?, no la sé con certeza, pero intuyo que se debe, fundamentalmente, a la falta de visión y conocimiento por parte nuestro gremio sobre la existencia de alternativas al software propietario. Estoy conciente de que esta situación no cambiará de la “noche a la mañana”, pero creo que se puede hacer mucho si se comienza a instalar software libre en las terminales que los usuarios utilizan en bibliotecas. Para ello existe hoy día una amplia gama de aplicaciones que cumplen con estas características, que van desde sistemas operativos (Ubuntu), suites ofimáticas (OpenOffice) hasta sistemas integrales de gestión bibliotecaria (Koha), los cuales tienen un bajo costo además de que se instalan de manera rápida y sencilla.

Sobre este punto me gustaría recomendar la lectura del último número de Library Technology Reports, donde se aborda precisamente el tema de la instalación de software libre (o de código abierto) en las terminales de las bibliotecas. Gracias al blog de João Manuel Peres Lijó me enteré de que este número brinda un amplio panorama en torno a las ventajas que conlleva instalar software libre, tanto para los bibliotecarios como para los usuarios:

Em um tempo em que a crise económica e as preocupações sobre as alterações climáticas estão a influenciar decisões, muitas bibliotecas estão procurando maneiras de economizar dinheiro e reduzir o seu impacto sobre o ambiente. Este relatório fornece detalhadas informações sobre os sistemas operacionais, software e abordagens realizadas por três bibliotecas e uma instituição acadêmica que tenhem implementado open source para os computadores públicos. Explica como os sistemas operacionais de software de código aberto, instalado no hardware adequado, pode diminuir os custes e, simultaneamente, proporcionar uma utilização fiável e satisfazendo os usuário. Contribue a ajudar os políticos a tomar decisões sobre as alternativas aos computadores com Microsoft Windows e Microsoft Office, nao apenas como um médio para reduzir os custos ou minimizar a pegada de carbono, mas também como um médio de proporcionar uma melhor experiência aos usuários das bibliotecas.

Por lo tanto, valdría la pena preguntarnos seriamente ¿cuáles son las ventajas de utilizar software libre en bibliotecas? Desde mi punto de vista creo que la respuesta se puede resumir en tres puntos sustanciales:

  1. Reducción de costos.
  2. Libre elección de soporte técnico.
  3. Innovación y colaboración.

Para mi estos tres puntos son parte de un camino hacia la búsqueda de una independencia tecnológica e intelectual que nos permita como bibliotecarios desarrollar servicios de información a bajo costo y con un alto grado de compromiso social. Sé que el camino no es sencillo, pero creo que vale la pena incursionar en este tipo de desarrollos, más por su sentido de comunidad y trabajo en cooperación que por la parte económica. Un saludo.

Nota. Los primeros capítulos de la publicación se encuentran disponibles en la página de Techsource da ALA. Si alguien desea conseguir el texto completo, por favor comuníquense conmigo y vemos la manera de compartirlo.

Anuncios

De noticias lleno

libros2Hoy 23 de abril coinciden dos eventos que en lo particular celebro mucho. Por un lado está el Día Internacional del Libro, que desde 1996 se viene celebrando en distintos países alrededor del mundo, y que busca fomentar el hábito a la lectura.

904Por otro lado se encuentra el lanzamiento de Ubuntu 9.04 (Jaunty Jackalope), el cual está disponible para su descarga a través de su sitio Web. Y como ya es común, también están disponibles las diferentes versiones y sabores de esta popular distribución GNU/Linux.

Kubuntu
Xubuntu
Edubuntu

Así que a descargarla y, en tanto que esto pasa, los invito a que disfruten de la lectura de su libro favorito.

Entorno al uso de software en bibliotecas, un comentario personal

Desde hace algún tiempo me he vuelto un firme partidario de la libertad de expresión, sobre todo cuando esta libertad implica elaborar, pensar y compartir experiencias e información acerca de todo aquello que considero importante tanto para mi vida personal como profesional.

Pues bien, esto lo comento porque últimamente me he visto amenazado a abandonar mi sistema operativo GNU/Linux Ubuntu (el cual aprecio tanto por su nivel de seguridad) a cambio de tener que utilizar una herramienta de software propietario que me permite, supuestamente, llevar un mejor control de los procesos de adquisición bibliográfica de la biblioteca en la que trabajo, cosa que más que una ventaja la considero una total y absoluta imposición.

El punto es que la Dirección General de Bibliotecas (DGB) de la UNAM está ejerciendo presión para que las bibliotecas que forman parte de su sistema bibliotecario utilicen el módulo de adquisiciones de ALEPH (SIGB), lo cual desde mi punto de vista es una falta de respeto al trabajo académico y abierto que cada bibliotecario suele realizar cuando se dedica a esta tarea. Pero lo más lamentable del asunto estriba en el argumento que da la misma dirección para su implementación: “hay que utilizar el módulo de adquisiciones de ALEPH porque se está pagando mucho por él”.

Sin duda esto nos habla de una dependencia y falta de responsabilidad por parte de aquellas personas que adquieren dicha herramienta en la UNAM. Esto no quiere decir que yo esté completamente en contra de la utilización de software propietario en bibliotecas, ¡no!, y más cuando cuando se trata del OPAC y algunos módulos como el de catalogación o circulación. Pero lo que sí me molesta sobremanera es que se tomen decisiones de este tipo sin haber hecho un ejercicio de reflexión previo al respecto, mínimo que justifique la compra y utilización de este módulo.

¿A qué quiero llegar? Pues bien. No hace más de una semana que Jesús Tramullas escribió en su bitácora un comentario que alude esta situación, donde citaba el Manifiesto del software para bibliotecas que Roy Tennant publicó en noviembre de 2007 y cuyo preámbulo es contundente sobre el tema.

Este [manifiesto] se ofrece en un intento por razonar la relación entre bibliotecas y vendedores de sistemas, que es actualmente poco saludable.

Al respecto, no ha mucho tiempo que vengo manifestando que en México existe una gran dependencia por parte del gremio hacia los vendedores y distribuidores de software propietario para bibliotecas, sobre todo cuando están de por medio jugosas cantidades de dinero. En este sentido coincido completamente con Jesús cuando señala “que el soft propietario para bibliotecas es un mercado esclavo, bastante viciado, en el cual hay vendedores que se aprovechan abusivamente del lock-in tecnológico de sus clientes. Pero los bibliotecarios también tienen su cuota de responsabilidad en ello.” Y lamentablemente la UNAM no es la excepción a la regla.

Entonces me pregunto, ¿qué puede hacer la DGB al respecto? Lo primero que recomiendo es que lean dicho manifiesto y centren su atención en la parte de derechos que conciernen al consumidor, para ver si de esta forma comprenden lo irresponsable que es imponer el uso de una herramienta de este tipo por el simple hecho de justificar una mala decisión administrativa. Posteriormente, les pediría que se pusieran a investigar sobre aquellas alternativas que existen hoy día en torno a la gestión de información documental en bibliotecas basadas en software libre, de lo cual afortunadamente hay un denso cuerpo de literatura tanto en español como en otras lenguas.

Por lo tanto, creo que vale la pena releer y reflexionar el manifiesto de Tennant en aras de resarcir una situación de dependencia tecnológica e intelectual que, dicho se a de paso, se ha vuelto un problema de carácter económico y libertario en la mayor parte de nuestras bibliotecas mexicanas.

Reciban un saludo y agradezco a Jesús Tramullas el hecho de que haya traducido dicho manifiesto, el cual reproduzco a continuación.

Derechos como consumidor:

  • Tengo derecho a saber lo que existe ahora y cual es su potencial funcionalidad futura.
  • Tengo derecho a usar lo que compro.
  • Tengo derecho al API si he comprado el producto.
  • Tengo derecho a documentación completa y actualizada.
  • Tengo derecho a mis datos.
  • Tengo derecho a tener acceso de sólo lectura a la base de datos.
  • Tengo derecho a no hacer las cosas sencillas innecesariamente complicadas.
  • Tengo derecho a conocer las líneas de desarrollo y la estimación de tiempo de desarrollo del producto que he comprado.
  • Tengo derecho a hacer preguntas técnicas a un equipo capaz de comprenderlas y responderlas.
  • Tengo derecho a no ser un probador involuntario.
  • Tengo derecho a que se conserven mis personalizaciones y configuraciones en futuras actualizaciones.

Responsabilidades como consumidor:

  • Tengo la responsabilidad de conocer las necesidades de mis usuarios.
  • Tengo la responsabilidad de poner las necesidades de mis usuarios por delante de las mías.
  • Tengo la responsabilidad de comunicar mis necesidades clara y específicamente.
  • Tengo la responsabilidad de que las mejoras que pido sean realmente lo que quiero.
  • Tengo la responsabilidad de asignar honestamente las pioridades de las mejoras.
  • Tengo la responsabilidad de darme cuenta de que no soy especial.
  • Tengo la responsabilidad de elegir software usando un procedimiento limpio y razonable.
  • Tengo la responsabilidad de informar de los errores reproducibles de forma que puedan reproducirse.
  • Tengo la responsabilidad de informar de los errores irreproducibles con todos los detalles que pueda.
  • Tengo la responsabilidad de ver críticamente cualquier ajuste a las configuraciones predefinidas.

Responsabilidades compartidas:

  • Tenemos la responsabilidad de comenzar desde una posición de respeto mutuo.
  • Tenemos la responsabilidad de comunicarnos correctamente.
  • Tenemos la responsabilidad de establecer y mantener un proceso de mejora racional.
  • Tenemos la responsabilidad de mantener las necesidades del usuario final como primordiales.
  • Tenemos la responsabilidad de relajarnos y divertirnos.

Lanzamiento de Ubuntu 8.10

Ya se pueden descargar los distintos sabores de la última versión de Ubuntu, la 8.10 (Intrepid Ibex):

Ubuntu – http://releases.ubuntu.com/intrepid/

Kubuntu – http://releases.ubuntu.com/kubuntu/intrepid/

Edubuntu – http://releases.ubuntu.com/edubuntu/intrepid/

Lo más seguro es que se saturen los servidores, así que si no pueden bajar alguna este día, lo más probable es que haya que esperar un par de días más.

Lo que me parece interesante de esta versión es que el proceso de particionado del disco es mucho más sencillo y gráfico que en otras versiones, lo que permite una instalación más limpia y segura de Ubuntu. Para que aprecien lo que les digo, a continuación pongo un video-tutorial sobre instalación de Ubuntu 8.10, el cual está disponible en la Web gracias al excelente trabajo de Facilware.

Si consideran que este video no es lo suficientemente claro, les recomiendo que lean una pequeña ficha que el autor del blog Ubuntu Life ha publicado al respecto.

En esta liga se encuentran descritas las mejoras de trae consigo esta versión.

Para aquellos que no cuenten con un ancho de banda amplio o suficiente para descargar casi 700 megas, que es lo que pesa aproximadamente la imagen ISO de Ubuntu, pueden solicitar una copia gratuita desde el portal de envío de Ubuntu, la cual les llegará aproximadamente en un mes hasta las puertas de su casa. Lo único que tienen que hacer es registrarse y escoger el sabor que más les agrade.

Les mando un saludo a tod@s y que disfruten la nueva versión de Ubuntu.

Posibilidades del SL

Este año ha sido uno de viajes al extranjero. Hace algunos días tuve la oportunidad de estar la ciudad de Orlando, Florida donde asistí a la Séptima Conferencia Iberoamericana en Sistemas, Cibernética e Informática: CISCI 2008. Ahí presenté un artículo en donde abordo el tema de la importancia del software libre en las bibliotecas. Si bien se trata de un tópico del cual ya se ha hablado mucho, considero que aún hay bastantes cosas que decir (y hacer) al respecto, por ejemplo, dejar en claro los vínculos y motivaciones que comparten el movimiento del software libre y el medio bibliotecario, así como las acciones que de manera conjunta pueden llevar a cabo ambas trincheras de la información.

Para cumplir este propósito, durante la presentación traté de mostrar un poco la historia del mundo del software libre y la cercana relación que guarda éste con el mundo de las bibliotecas. Para ello puse de manifiesto los ideales de libertad de acceso a la información que ambos mundos promueven desde ya ha varios años. Después pasé a la exposición de aquellos beneficios que las bibliotecas obtienen al momento de utilizar y generar servicios de información basados en software libre, destacando sobre todo la posibilidad de generar y compartir conocimiento y experiencias de manera colectiva y comunitaria:

  • Desarrollo de herramientas flexibles y abiertas que permitan ir más allá de las meras labores de administración y control de las colecciones en la biblioteca.
  • Creación de servicios de información a bajo costo y con un espíritu de colaboración, tanto entre bibliotecarios como en usuarios.

Finalmente puse sobre la “pantalla” algunas de las aplicaciones basadas en software libre más populares orientadas a la gestión de servicios bibliotecarios y de información digital.

Aquí dejo la presentación completa por si desean revisarla.

Además la liga al texto completo por si alguien gustan descargarla y leerla. Un saludo y seguimos.
Software libre: una alternativa para la gestión de recursos de información en bibliotecas