La biblioteca como obstáculo epistemológico

Un par de semanas atrás, en el marco del XXVI Coloquio de Investigación Bibliotecológica y sobre la Información, Guillermo Alfaro, investigador del CUIB, presentó una ponencia sobre lo que él llamó “el obstáculo epistemológico”. De manera resumida sus palabras fueron las siguientes: “la biblioteca no nos ha dejado pensar la Biblioteca”. Lógicamente esta sentencia provocó entre el público asistente una serie de reacciones en contra de ella, pues la interpretaron como un ataque directo a la “noble misión de la biblioteca”, es decir, a la llamada vocación de servicio sin la cual muchos bibliotecarios pueden llegar a sentirse perdidos.

Si bien es cierto que las actividades de la biblioteca es lo que nos define como bibliotecarios, también es verdad “…que la dimensión empírica de la práctica bibliotecaria, tal como se ha desarrollado hasta ahora, se ha convertido en un obstáculo epistemológico para la construcción teórica de la Biblioteca.” Y de esto hay demasiados ejemplos que podríamos citar.

A mi juicio esta ponencia lo que hizo fue dar una sacudida a quienes están ensimismados en sus labores rutinarias y cómodas de la biblioteca, donde lo empírico e inmediato no les ha dejado pensar la Biblioteca desde una perspectiva más abstracta o teórica. En este sentido tengo la impresión de que los bibliotecarios no fuimos formados para pensar teóricamente, sino que sólo fuimos instruidos para enfrentar cabalmente los problemas de administración y manejo de información de las bibliotecas, pero con pocas o nulas posibilidades para enfrentar una construcción más conceptual que nos permita generar modelos de bibliotecas cercanos a nuestras realidades o circunstancias sociales.

Pero regresando al tema de la ponencia de Alfaro, lo que importa mencionar de ésta es que se trata de una lectura que busca incitar la reflexión hacia un tema por demás sobado –¿es la bibliotecología una ciencia?– pero con una frescura que sólo un filósofo puede inyectar a esta disciplina. Sin duda este trabajo es sólo el inicio de una largo camino en busca de una respuesta mayor que arroje nueva luz sobre una dimensión poca explorada de la biblioteca.

Los invito a leer dicha ponencia, la cual está disponible para su descarga en E-LIS gracias a que el autor me permitió socializarla por ese medio: http://eprints.rclis.org/archive/00014960/

Un saludo a tod@s.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s